martes, 12 de abril de 2011

JOSEPHINE BONAPARTE


Marie Josèphe Rose Tascher de la Pagerie nació en la Martinica francesa el 3 de junio de 1763. Era la segunda hija de una familia bien, la típica que tenía una peazo plantación que flipas, con sus criados, sus esclavos, sus tatas y sus cosicas… Era la una niña pija normal, sin pretensiones, hasta que en la adolescencia consultó su suerte al hada mágica a una vieja hechicera y le dijo: “Quedarás viuda joven, pero reinarás un país” y a Josèphe esto le encantó, que lo de que te llaman su majestad e ir a recepciones reales y eso debía molar mazo…
Si algo bueno tenía el sigo XVIII es que lo de ligar para buscarte un marido no era un problema, ¡que te lo buscaban tus padres! Mientras tú estabas tan tranquila haciendo punto de cruz, bañándote en leche de burra o esas cosas de niñas ricas del romanticismo… Los Tascher decidieron casar la hermana de Josèphe, Catherine-Désirée, con Alexandre de Beauharnais, todo un señor Vizconde,  un partidazo de la zona al que además venía muy bien tener en la familia, por los contactos y eso, que los padres nunca dan puntada sin hilo, no os creáis, con tan mala suerte que antes de la boda la chica enferma y se muere, pero a grandes males, ¡grandes remedios!
-Oye, se nos ha muerto tu prometida,-dice el padre- pero tenemos otra hija, si te vale…
Y él, que se ve que estaba loco de amor, dice:
-¿Me quedo con la cachonda? ¡Por mi Perfect!
Porque no lo hemos dicho, pero Josèphe era un bomboncito criollo…
Total que se casaron, ¡el bodorrio del año! y tuvieron dos críos y a los pocos años Josèphe convenció a su marido de mudarse a Paris, que tenían pasta  a punta pala y ¡joder! París ya sabemos que era una fiesta. En la capital francesa se convirtió en la reina del glamour, que no había evento al que faltara, ¡un no parar! Que si en Versalles, que si en el palacio de tal, en el palacio de cual… Vamos que entre elegir modelitos por el día y lucirlos por la noche casi ni se enteraban del guirigay que estaba montando la plebe por las rues de París, que si la revolución francesa, que si no se qué… ¡bobadas! Bueno, bobadas hasta que empezaron a rodar cabezas, claro, porque la guillotina era la sensación del momento, que no había noble que se preciara al que el pueblo no tuviese ganas, y el marido de la Josèphe  no iba a ser menos, que se supone que estaba a favor de la república, pero consideraron que le ponía poco entusiasmo a la defensa así que en marzo del 1794 lo detienen a él y un mes más tarde a ella. Alexandre fue guillotinado en Julio, pero Paul Barrás, uno de los líderes del directorio Francés se fijó en Josèphe, en su interigencia, en su clase, en su savoir faire… Bueeeno, vaaale, ¡que le pareció que estaba buena y decidió perdonarle la vida! Y eso que como sabemos todos el físico no es importante, ¡eh!
La dejaron en libertad pero le expropiaron los bienes, y cuando la liberan se ve sola, madre soltera de dos criaturas y prácticamente sin un duro y… ¿Qué hace? Pues ¡se va de tiendas! que eso desestresa la leche, que ella con unos trapitos era más feliz que una perdiz, si ya lo dice el sabio pensador sueco, IKEA: “no es más rico el que más tiene sinó el que menos necesita” Y fue ponerse mona y que la empezaran a invitar a fiestas, que los parisienes son así.  Y parece ser que en las fiestas, bueno… ¡un no parar de ligar la tía! ¡Que se sabía todas las tácticas y no había maromo francés que no la deseara en su alcoba! Y, lógicamente, se hizo la amante del Paul Barrás, que es de bien nacida ser agradecida y le había salvado el cuello.
Lo que pasa es que ella quería recuperar su antiguo status, que no le valía solo ir de fiesta en fiesta así que, al más puro estilo Scarlata O’Hara, le prepara un enternecedor discurso a su hijo y se va al ayuntamiento de Paris para que le devuelvan las armas de su marido. Casualidades de la vida que estaba allí Napoleón Bonaparte, si  ya dice la canción que es caprichoso el azar. Se produjo el típico intercambio de miraditas, ella a atusarse el pelo, el otro a ponerse un poquito de puntillas para parecer más alto y “¿Cómo va eso?” “¿vienes mucho por aquí?” “Búscame en Facebook” lo de siempre…
Y a los que penséis que al amante de Josèphe le pareció mal es que sois unos retrógrados y no valéis para vivir a París ni na, que los franceses diferencian muy bien lo que es ser follamigos de lo otro, ¡se lo tomó genial! ¡¡Si hasta convenció a Napoleón de que se casara con ella!!
-¡Que es una tía muy de puta madre, Napo, en serio!
-Uy, no sé, es que me dicen por ahí que es un poco putilla casquivana y eso…
-Bueeeeeeeeeeno, ya salió el temita, ¡qué tontería! Que Josèphe es una joya, que te lo digo yo…
-Y además Josèphe es un nombre tan vulgar, si al menos se llamara Josephine, que es más chic…
Total que el 1796 se casaron por lo civil y fueron mazo de felices, la típica pareja en la que él se va a conquistar países y ella se queda en casa cocinando y poniéndole los cuernos.  Alguna vez incluso iba a animarle al frente y todo para motivarle para antes de las batallas. Así hasta que se casan por la iglesia y se coronan Emperadores de Francia en Notredamme  ¡solo les falta el hijo para el The End the novela romántica! Pero no llegaba, no llegaba… y a Napoleón empezaba a poderle la presión, que lo de tener un heredero lo petaba entre todos los emperadores /reyes y ya empezaban a vacilarlo con el temita, así que decidió buscarse otra mujer, María Luísa de Austria, que además era de una familia de nobles de toda la vida y le parecía que pegaba mucho en el trono de Francia, ahora que él era emperador… Y se lo cuenta a Josephinne:
-Josephinne, no eres tu, es que estoy en un momento complicado de mi vida y quiero un hijo. Te dejo, pero de buen rollo, ¡eh! Que no es nada personal, es serio, que eres unha tía mazo de legal y mazo de buena gente… Tú para lo del divorcio pide lo que quieras, que yo contigo quiero quedar de colegas y tomar un café y eso si nos vemos, de amigos, ¿sabes?
Y Josephinne a esas alturas ya no estaba  para llorarle a un hombre que además era más joven y más bajito que ella así que decidió alcanzar un acuerdo de divorcio que ya quisiera la Estaban: Pensión vitalicia de dos millores de Francos, la casa, el tratamiento de Emperatriz y ¡el DVD!
Napoleón conseguió procrear  y Josephinne consiguió tener una lista de amantes que ni Barney Stinson. Al final, con la de enfermedades venéreas que podría haber contraído se muere de la cosa más tonta… ¡un catarro mal curado! ¡El terror de cualquier madre española! Su última frase fue: “Yo jamás provoqué una sola lágrima” ¡Claro que no, Josephine! ¡Que eras buena!
Al enterarse Napoleón se pasó 2 días encerrado en sus aposentos llorando su muerte, y tardó en aprender a olvidarla 19 días y 500 noches… ¿o ese fue Sabina?

16 comentarios:

Larisa dijo...

Tendría que haber escrito algo, un manual de super-vivencia, lo que fuera. Aunque sirviese na más que pa calzar la mesa.

"Yo jamás provoqué una sola lágrima". El Tuiter de Bisbal no puede decir lo mismo.

¿Para cuando una entrada sobre Zeus, el pederasta?

José dijo...

Otro exitazo chicas. Esto ya da para un librito que sería un exitazo de ventas y algo genial para la LOGSE, por fin algo didáctico a la vez que ameno. ¡Qué pena que Zapatero sea torpe y no vea lo que podría alcanzar con esto en vez de lo de educación para la ciudadanía, jajajajaja

Fibonacci dijo...

Muy buena la historia...me ha gustado visto por tí...es muy educativo y ameno para aprender bien la historia...un besote

fiona dijo...

jajajaj, hombre con todo lo que llevaba pasao no se iba a poner a llorar por un enano! Living la vida loca! Y mucha razón, es de bien nacida ser agradecida...xDDD

1besico!

La Perfida Canalla dijo...

jajajaaj
Y Ole!!!
jajaja

DDmx dijo...

No sabia que era un bomboncito. dadle mi número.

Juanjo dijo...

De las mejores que habéis hecho últimamente y ya es decir...

Lo del bomboncito criollo buenísimo xDD
Y la conversacion de Napo con sus amiguetes jajaja
si hasta tenían Facebook.

Muy bueno chicas, un saludo, Juanjo.

un ratón dijo...

Pues que quieres que te diga, a mi me parece que esta tipa se lo monto pero que muy bien, yo firmaba..

hijoeputa dijo...

Y eso de ser emperador o presidente bajito y de salir con una pedazo de chati es una movida típica de los franceses que han estado poniendo en práctica hasta la actualidad, no?

Patrishaw dijo...

Me enamoré de esta entrada que consigue citar el 80% de los personajes que venero.
Tremenda Josefa. Si hasta lo dice la canción:
Why not tonight, Josephine?
I know that you're my queen.
But when you go I will know,
you're not my Josephine.

José dijo...

Tenéis un premio, pasaros a recogerlo en
http://stupidslife.blogspot.com/2011/04/premio.html

Maeglin dijo...

Qué tourneé de vida se hizo la señora gracias a su particular arco del triunfo.

Amaranta dijo...

El de las 500 noches fue Sabina, fue Sabina, jejeje. Muy bien contada la historia.

Artemisa dijo...

Para que después digan que el físico no cuenta y lo importante está en el interior, sí, sí, vaya vidorra se pegó la tía.

Por cierto, ¡felicidades Irene! (es que el post no publicado se me sigue viendo en Google Reader xD )

estonoesunblogdehistoria dijo...

Larisa, la verdad es que ya pudo escribir un libro de estos de autoayuda para que aprendiesemos de ella, añadimos Zeus en la lista, tras San Alejo! :P

José! Gracias, doblemente Gracias!!! A ver si nos lee un editor, que si conseguimos el libro ya solo nos faltará el árbol y el niño pa morir tranquilas jejeje

Fibonacci, mucha gracias, nos alegra que te sigan gustando nuestras entradas!

Fiona, tienes razón, si es que la vida te curte en ciertas cosas...

Pérfida, jajaja, gracias!

DDmx, en cuanto nos la crucesmos se lo damos y le decimos que tienes un blog muy chulo!

Juanjo, Gracias! Un placer que te haya gustado!!

Un ratón, jolin! Se ve que sabía negociar por lomenos!

Hijoeputa, toda la razón! Se ve que entre los grandes mandatarios francesas se estila lo de tener ligues de altura!

Patrishaw, pues ahora que lo dices, si, te los citamos a todos!!! jajaja Pensamos que ibas a poner la canción de Titanic, ya sabes: hey Josephine asciende conmigo, y vuelaaa...jajaja

Maeglin, jajaja Si es que los arcos de triunfo hay que saber usarlos!!

Amaranta, gracias por la aclaración, que me daba perece buscar en google jejej

Artemisa! jajajajj Gracias de parte de irene (ainsss, quería darle a vista previa y chafé la sorpresa!! jajajaja)

Héctor dijo...

Excelente el blog, me ha encantado el artículo.. menuda zorra la Josefa he?