lunes, 17 de enero de 2011

MATA HARI


Margaretha Geertruida Zelle nació en 1876 en los Países Bajos, entre tulipanes y otras hierbas típicas del país. Hija de un sombrerero, su madre murió siendo ella una niña y su padre la cubrió de atenciones, vamos ¡que la malcrió! Y la niña creció creyéndose una princesa y convencida de que podría hacer con todos lo que le diera la gana, en especial con los hombres. ¡Monísima que era la chica, por cierto!

A los 19 años, un día, decidió que quería casarse, así que abrió el periódico por la sección de contactos (el meetic  de la época, ¡si es que al final todo sigue igual!) y contestó a un anuncio de un militar que buscaba esposa. Después de chatear cartearse durante un tiempo, decidieron casarse, que ya que tenían que hacer el viaje para conocerse pos tampoco era cosa de hacerlo pa ná.

Se casaron y tuvieron dos hijos, pero al poco tiempo el más joven murió envenenado por la niñera (un argumento de por sí solo digno de la mano que mece la cuna). Esto afectó profundamente a la pareja: El marido se dio a la bebida y ella, tan sola y tan aburrida en casa, que no le gustaba el punto de cruz ni nada, pos se dedico a especializarse en el tantra y otras técnicas amatorias orientales…
Esta nueva afición la lleva a ser un poquito infiel y un pelín libertina, porque ¡joder! las aficiones hay que practicarlas, ¡que nadie nace aprendido!
Se divorció de su marido y se fue a París, que sí, que ya sabemos que París era una fiesta.  Allí se dedicó a posar un poquito de modelo por aquí, hacer unos bailecitos a lo Shakira por allá, pero nada,  ¡que no daba arrancado la chica! Así que con ayuda de las hierbecitas medicinales que se había traído de Holanda se dedicó a adornar un poco el currículum: Que si la danza del vientre no tenía secretos para ella, que si dominaba el tantra como nadie, que si era la princesa de Java… ¡en fin!, detallitos…
Con estas pequeñas mentirijillas consiguió hacerse un hueco en el mundo del espectáculo como bailarina de estriptis mucho antes de la época del destape. Para no quedar de guarrilla se excusaba con lo de que era extranjera:

- ¡Ah!, ¿que esto aquí no se hace?  ¡Pos fíjate que en Java lo hacemos todas las princesas! De pequeñas nos dan a elegir entre aprender macramé o estriptis…
 Y los Parisiéns muertos de ganas de irse a Java, ¡claro!
 En su tiempo libre se dedicaba a ser cortesana y amante de funcionarios,  políticos y militares, que a ella (como nos pasa a muchas) de toda la vida le habían puesto cachonda los uniformes.
Pero en el fondo, Mata Hari, por muy femme fatale que quisiera parecer, no dejaba de ser una mujer, y las mujeres por mucho que se empeñe Reverte en hacernos creer lo contrario, somos de enamorarnos de toda la vida de Dios…  Y la pobre Margarita se fue a enamorar, nada más y nada menos, ¡que de un pipiolo de 23 años!  Y eso fue su ruina, si ya lo dice el refrán: Quien con niños se acuesta…

Y el joven oficial:
- Oye, cariño, tú me harías un favorcito ¿verdad?
- Lo que quieras, mi amor.
- Espíame un poquito a los enemigos,  anda, en nombre de la República te lo pido… 
Y ella:
- Hombre, si es en nombre de la República…

A la pobre la pillaron en seguida ¡que no le dio tiempo de espiar ni nada!
Y venga, ¡un juicio a lo Belén Esteban en Sálvame para distraer la atención de la plebe de la primera Gran Guerra!

Total que la condenaron casi sin pruebas y la tuvieron encarcelada unos meses antes de su fusilamiento. Durante ese tiempo sacó sus mejores armas de seducción pa ganarse la libertad, ¡pero ni por esas!
-¡Pssst, pssst! ¡Carcelero, carcelero! ¿unos bomboncitos? Pero, ¿por qué me mira así? ¡Ah! ¡Que estoy desnuda!  Jeje.  Ni cuenta me había dado…
Pero nada, los soldados ni caso, que luego al terminar la jornada ya se irían de putas  si eso, pero allí ¡disciplina estricta!
Y entre eso y que la pobre de tanto inventarse la vida terminó por creérsela, en las declaraciones se hacía un lio tremendo: que si yo soy la princesa de Java, que si fuí durante años la coreógrafa de Shakira... Vamos, ¡que se le iba mucho la pinza!
Durante el juicio pronunció la famosa frase:

-"¿Una ramera?, ¡Sí!, pero una traidora, ¡Jamás!"

Pero para entonces su credibilidad ya estaba a la altura de la de Lidia Lozano.
Fue fusilada 1917 a los 41 años, por 12 soldados a los que les tuvieron que vendar los ojos para que no sucumbieran a sus encantos.  Margaretha, antes de morir, se giró y lanzó un beso a sus ejecutores. De los 12 tan solo acertaron el tiro 4. Que digo yo que igual influiría un poco lo de disparar a ciegas... Pero tampoco quiero ser yo quien le reste romanticismo a esta historia…

21 comentarios:

José dijo...

"De los 12 tan solo acertaron el tiro 4. Que digo yo que igual influiría un poco lo de disparar a ciegas... " Pues eran unos máquinas esos 4, yo no acertaría ni con los ojos bien abiertos.

la reina del mambo dijo...

Yo digo lo mismo que José, no acertaría ni con los ojos abiertos y con vista de lince.Claro que no soy soldado.
Tu ´´ historia`` es más divertida que la que enseñaban en mis tiempos. Si no de que me iba a reír con la historia ni siquiera con la de esta buena señora.
Besos

Fibonacci dijo...

Me ha encantado vuestras manera de ver la historia y creo que tuvo que ser de esa manera...con lo mal que a veces en las pelis no la han pintado...un besote...sigo aprendiendo historia con vosotras.

fiona dijo...

Si es que los uniformes y los juveniles no traen nada bueno...jajajajjaj. Pero mira, antes muerta que sencilla, nunca mejor dicho! xD

Un besico!

Babunita dijo...

A la pobre la pillaron en seguida ¡que no le dio tiempo de espiar ni nada!
Guau, guau.

Amaranta dijo...

Jajaja lo mejor es lo de coreógrada de Shakira. Genial como siempre.

La Perfida Canalla dijo...

Si es que es lo que pasa.... a nada que te despistes hala doce tios que quieren ametrallarte....¡que cosas!

Patrishaw dijo...

Mira tú que la chica era lista: sabía cultivar sus hobbies (lo único, no hubiera estado de más un cursillo de defensa personal...), tenía una imaginación bulliciosa que combinaba sabiamente con toques de pezones y giros de cadera... lo que le falló fue el gusto por los hombres (fallo común de fábrica en casi todas las mujeres inteligentes). O quizás fue el destino que fue cruel, porque imaginaos que hubiera pasado si el Dios Kronos hubiese sido tan magnánimo como para hacer coincidir en el tiempo Margarita y el Marqués de Sade... ¡seguro que estaríais contando otra historia genial!
Un beso (dedicado a dos de mis cerebros favoritos).

La que vive al lado dijo...

No te olvides que también "Lolita" podría inspirarse en su triste historia (según la revista "Hola" de esos días, el director de su escuela le escribía versos y estaba totalmente enloquecido por esa adolescente).

Ah! pero la Belle Epoque daba para todo, hasta para cambiarse el nombre, hacerse llamar "Sol", y bailar raro. Sin embargo, a pesar de su enigmático poder sobre el sexo opuesto, no pudo escapar al destino de todas las mujeres comunes -como yo-: amar -en algún momento de tu vida- a alguien que no lo merece.
Por eso chicas, no tiremos margaritas a los chanchos!
MUY BUEN POST!

Flor de té dijo...

Qué bueno!!!. Me ha encantado!!!. Además así no se me olvida la historia porque tener menos credibilidad que Lidia Lozano, esa frase no se me olvida... uuufffffff (con razón la fusilaron..)

Julio-jagdo dijo...

Me ha gustado, pufff que imaginación.

rafa dijo...

saliendo se fueron de putas jajaja
que habra sido del hijo q sobrevivio?¿

Laque dijo...

Oí mucho hablar de Matahari y nadie me lo había explicado así de bien!!

Juanjo dijo...

Entre tulipanes y otras hierbas ... xDDD ¡genial!
haces siempre que uno se acuerde de tus historias por el buen humor con que las tratas y eso es muy difícil, hacer buen humor y tu siempre lo consigues :).

Espero volver a leerte pronto,

Saludos, Juanjo.

Carlos dijo...

Acabo de aterrizar en tu blog, me he sentado, así comodo y sin prisa... Uffffffffffffff me gusta. me gusta mucho. Aqui me quedo culturizandonme y divirtiendome

estonoesunblogdehistoria dijo...

José y la reina del Mambo, totalmente de acuerdo, esos cuatro tiraban a dar, los capullos! jejeje

Fibonacci, si la Mata Hari no era tan mala ni tan espía...

Fiona, la perdían los uniformes, que se le va a hacer? jeje

Amaranta, pues los "trajecitos" estos que lucía Mata Hari yo se los veo a Shakira eh! jajaja ideales para esos movimientos de cadera...

Pérfida, no se puede una despistar un poquito!!


Babunita, claramente le faltó tiempo!!!

Patrishaw, cuanta razón! Ufff... si la Mata Hari y el Marqués de Sade se hubiesen conocido... jajajjaja, es que no nos lo podemos ni imaginar!!!

La que vive al lado, si es que en cuanto aparece Cupido se nos olvida todo y entregamos "vida y alma a un desngaño"...

Flor de Te (o Lady te, ahora, ;)) Gracias, nos alegramos que te guste!

Julio-Gagdo, Muchas gracias!!

Rafa, es que no lo hemos puesto, pero se murió poco despues del otro... se ve que era una familia poco afortunada...

Laque, gracias, pues ahora ya sabes la historia, jeje

Juanjo, uff, muchas gracias!! Todo un halago!!

Carlos, Bienvenido, nos alegramos que te guste y estaremos encantadas de seguir contando con tu presencia por estos lares!!


Un saludo a todos y muchas gracias por vuestros cometnarios!!!!

Miguel Baquero dijo...

Lo de que cuando la iban a fusilar lanzó un beso a los soldados que la apuntaban... bueno, yo he leído otra cosa, he leído que se levantó las faldas y les pidió que apuntaran "allí" (ya tú sabes, que diría un cubano). Eso leí yo, pero igual quien lo escribió estaba equivocado o exageró. En todo caso, es el único punto en cuestión de un artículo, como siempre, de gran rigor histórico ;-) Me reí mucho.

Eloi BLQ dijo...

una historia muy interesante y de película, si es que la vida real es más interesante que la ficción.

de la Mata Hari no sabía nada, si sabía que existía pero también me creía que era realmente una princesa de la India o por allí. Así que esta noche ya podré irme a dormir con una cosa nueva sabida en la cabeza.

Anónimo dijo...

Malditos uniformes... Normal, normal, ¡que unha non é de pedra! XD
Outro día mais, fantástico o voso blog.
Un saudiño.
Shei

estonoesunblogdehistoria dijo...

Miguel Baquero, esa versión no la conocíamos... Solo la del beso y la de que se quitó un abrigo de piel y se quedó como dios la trajo al mundo antes del fusilamiento... Gracias por la aportación!!!

Eloi BLQ, así que a ti también te engaño, eh? jejeje Gracias por pasarte, un saludo!!


Shei, É que hai que ver o guapiños que están todos uniformados...jejeje. Gracias unha vez máis por comentar!!! Un saúdo!

Maikita dijo...

Bueno, me ha encantado la historia, y eso de Lidia Lozano, clarisimo, ahora es que entiendo porque la mataron