martes, 9 de noviembre de 2010

RÓMULO Y REMO

                            
Parece ser que en la época en la que los dioses gobernaban el mundo a lo loco, allá por el s VIII a. C. , el Dios Marte, que era un pichabrava , violó a una joven virgen (o al menos eso decía ella) con la que tubo dos hijos gemelos que fueron echados en una canastilla al río Tíber, la forma mas rápida de dar un niño en adopción por aquella época. Fueron a parar a una orilla del río donde los amamantó una loba hasta que una pareja de campesinos se hizo cargo de ellos y les puso de nombre Rómulo y Remo.
Crecieron sonrientes y felices y eran una auténtica monada, tan educaditos, con sus ricitos, tan rubitos ellos…que a los padres se les caía la baba. Pero el tiempo fue pasando y con esos niños pasó lo que pasa con todos los niños del mundo: ¡¡les llegó la terrible etapa de la adolescencia! ¡¡¡y se volvieron insoportables!!!! Todo el tiempo flipando: “que si vamos a construir una ciudad que si bla bla bla”  para entendernos digamos que si Romulo y Remo hubiesen nacido en los 90 se hubieran montando un pub…
Y todo el día con sus tonterías ¡que tenían al padre frito!

-Pos aquí va a ir el ayuntamiento, y luego ya allí detrás de ese olmo montamos el prostíbulo…
- Que no Remo, que no, que aquí el nació primero fui yo, y las putas van a ir detrás del valle, que es mas discreto…-protestaba Rómulo
Y mientras tanto el pobre Fáustulo sin poder dormir la siesta:
- A ver guapos, vamos a hacer una cosa, ahora mientras yo intento dormir os quedáis ahí sentaditos contando buitres ¿si? Ala, él que vea más buitres gana y decide como organizar la ciudad ¡eh! Atentos…
Y los gemelos, a los que la leche de loba había dejado un poco tontos pos allí que se quedaron, los muy pánfilos, contando buitres hasta que Fáustulo despertó:
-A ver majos que lleváis ahí toda la tarde, si es que me habéis salido tontos, no digo más ¿quien me mandaría a mí coger la canastita? Que la apuesta a terminado ¡ala! ¡A otra cosa!
-¡Pos yo he visto seeeeeeeeeis!- se apresuró a decir Remo, al que le perdía la boca
- Pues yo he visto doce, ¡¡¡te jodes!!! Y ahora ya hago un círculo aquí con este palito… ¡y queda inaugurada mi nueva ciudad!
- ¿Ah, si? ¡¡Pos voy yo y te lo piso!! – se aventuro el ingenuo y bobalicón de Remo que no sabía aun como se las gastaba su hermano.
- ¡¡Oiii lo que me ha hecho! ¡Te vas a enterar!- y como los romanos eran unos exagerados pues, en vez de empujarlo, lo mató- ¡Ala! Y muera de igual manera todo aquel que franquee mis murallas-  y tan pancho que se quedó el Rómulo.
Decidió que la ciudad se llamaría Roma en honor a su nombre y empezó a construir a lo loco, pero faltaba un pequeño detalle: ¡Gente! Que una ciudad sin gente queda fea. Así  que se decidió a invitar a vivir a todos los pastores de los alrededores y a todos los prófugos que andaban por esos caminitos de Dios. Lo más sorprendente es que le funcionó (También existen otras teorías que sostienen que montó un bar y el resto vino sólo).
Bien, ahora tenía la ciudad y los hombres…solo quedaba un pequeño detalle: ¡Las mujeres! Que los tíos son muy machitos pero a la semana ya estaban suspirando por las esquinas que querían irse con su mamá o con su novia Pepa… Hasta que uno se armó de valor y pidió cita con Rómulo:
-¿Pero que invento es este Rómulo? ¡¡por Neptuno!! ¿Una ciudad sin mujeres? ¡habrase visto! Que no quiero ser yo el chivato pero las cabras lo están pasando muy mal…
Y Rómulo hasta los huevos de su nueva ciudad y de todos los problemas:
- Loco me tenéis, ¡¡¡loco!!! Que no sabéis más que quejaros, ¡que aquí todo lo tengo que resolver yo! Y todo ¿por qué? ¿por una mísera página en los libros de historia? A ver…déjadme pensar….Pos montamos aquí unos jueguitos olímpicos, avisamos a la tribu de los Sabinos que a eses les va la juerga, y cuando yo os haga una señal os largáis con la mujer que tengáis mas cerca. Otra cosa no se me ocurre…
Pero como Rómulo había nacido con una flor en el culo, incluso ese disparatado plan ¡va y le funciona!
Y así se produjo el famoso rapto de las sabinas que aseguró la continuidad de la ciudad de Roma. Luego, volvieron los sabinos a rescatar a sus mujeres pero estas ya estaban tan encantadas con la nueva city que no hubo quien las convenciese de volver:
- Ah, no, no, no ¡Nosotras de aquí no nos movemos que nos tienen encantadas estos romanos! ¡En palmitas! ¡y que potencia juvenil! No me hagas hablar papá, no me hagas hablar…ya podéis ir haciendo las paces…
Y así vivió felizmente sus últimos días Rómulo en la ciudad que él mismo había construido hasta que, un día de tormenta, desapareció misteriosamente en el campo de Marte y nunca más se supo…

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente genial.
Siempre tengo tendencia a pensar que difícilmente la nueva entrega podrá superar o igualar la anterior, pero no sólo lo logra, sino que también consigue regalarme nuevas frases míticas que guardar en la memoria para fardar en las más variadas reuniones sociales . Y es más: empiezo a pensar que quien escribe tiene una máquina del tiempo que utiliza para trasladarse a la época del personaje que nos quiere presentar...
¡Si se enseñara historia de esta manera (o sea, siendo fieles a la realidad de los hechos y las personas) seguro que las facultades estarían llenas, las nuevas generaciones serían dignas de ser llamadas generaciones y el mundo iría algo mejor!

Anónimo dijo...

Buen descubrimiento esta vitacora. Te saca una carcajada con cada frase hasta en los comentarios.

estonoesunblogdehistoria dijo...

Anónimo número 1: Gracias por el comentario, me da la sensación de que nos conoces (jejeje) solo así se explica que sepas el secreto de la máquina del tiempo!
Anónimo número 2: Gracias por leernos, te invitamos a seguir haciéndolo!

Jojito dijo...

Muy bueno, si señor.


Ahora tocaria comenzar con la dinastia Julio-Claudio-------

Quico dijo...

"Mancantao"! Hay otra teoría que dice que raptaron a las sabinas anunciando una corrida de Jesulín del Tiber, y luego claro está, ya no las dejaron volver.

Muy bueno! Un saludo.

estonoesunblogdehistoria dijo...

Todo llegará, Jogito...
Habrá que investigar a fondo que pasó con las Sabinas, muchos cabos sueltos!

valeria dijo...

que historia no hay palabras para describirla es impactante...