jueves, 8 de noviembre de 2012

CUPIDO Y EL MUNDO (segunda parte)



Pues ya tenemos a un Cupido adolescente, con sus flechas de amor e indiferencia. Cupido provenía de una familia desestructurada, recordemos (aquí) que no sabía bien quien era su padre y su madre lo dejó nada más nacer en el bosque para que lo amamantaran las fieras. Con el paso de los años, y viendo Venus todo lo que la podía armar Cupido con sus flechas, a las que no eran inmunes ni los dioses ni los humanos, ésta intentó hacer las paces con él y manipularlo un poquillo a su favor. Pero a estas alturas Cupido ya era carne de "Hermano Mayor". Montaba unas grescas tremendísimas, la liaba parda con sus flechas, tanto en la Tierra como en el Olimpo, y era de un rencoroso que metía miedo el tío.
Un día Apolo (que también era un sobrado de narices) lo vio por ahí con su arquito y sus flechas y se burló de él:
-¡¡Uy, mira el canijo!! ¡¡Con su arquito de pin y pon!! ¡¡Uy, no me des, eh!! ¡¡Que miedo!! Chaval, ¿no se te quedará grande el arma? Porque, a ver, ¿cuantos años tienes tú? ¿Diez? ¿Doce?
Esto a Cupido le cabreó muchísimo porque la verdad es que un pelín cajino si se había quedado y aparentaba mucha menos edad de la que tenía, que siempre le pedían el carnet en las discos más cool del Olimpo. Pero ya tenía edad para votar, para beber ambrosía y para sacarse el carnet, que si no lo hacía era porque tenía alas y lo veía un poco inútil, no por otra cosa.
Así que decidió vengarse de Apolo a base de bien: Cogió su arco y disparó una flecha de las de amor a Apolo cuando la ninfa Dafne pasaba por delante, e hizo lo mismo con ella sólo que con una flecha de plomo. Total que Apolo se quedó prendado de amor y Dafne ya no sabía donde esconderse. Tan agobiada estaba que le fue con el cuento a su madre, que se lo tomó a la tremenda porque el Apolo tenía una fama de pichabrava que pa qué, era casi el Nacho Vidal del Olimpo, y eso  a ninguna madre le gusta, por muy ninfa que seas:
-Mamá voy a decirte una cosa, pero no quiero que te enfades, ¿vale? Pues resulta que Apolo me está acosando mogollón, que me manda mensajes a las tantas cuando se va de juerga con Baco, me manda fotos suyas por whatsaap a todas horas y me habla por el chat cada vez que me conecto al facebook, que estoy pensando en bloquearlo, y tú sabes bien que no soy yo de hacer esas cosas.
-¿Pero que me estás contando, Dafne? ¡Por Zeus! Tú sabes la fama que tiene Apolo, ¡que este te deja preñada solo con mirarte! ¡¡Apártate de él por favor te lo pido!! ¡¡Que ya me huelo las habladurías, que en vez de ninfa van a decir que eres ninfómana!! (que por cierto, de ahí procede la palabrita, de las ninfas, que parece ser que por lo general tenían unos deseos sexuales locos, y les daba igual carne que pescado, trío que orgía)  Y antes de perder el honor de la familia yo cometo una locura, hija. Ya te aviso.
Y así fue que un día cunado Apolo estaba a punto de alcanzar a Dafne, interviene la madre de ésta y la convierte en laurel. Dafne se va trasformando en manos de Apolo y éste, roto de dolor, llora amargamente y promete que ese árbol siempre se mantendrá verde y que con sus hojas se harán coronas que serán símbolo de victoria y reconocimiento. El dolor a Apolo le duró dos días, ¿para que nos vamos a engañar? Pero la corona de laurel permanecería por siempre como símbolo de éxitos.

Con el tiempo Cupido quiso sentar la cabeza y se puso a pensar en quién podía ser la elegida, alguien que supusiera un reto, con sus mismas aficiones, diosa también a poder ser...y el resultado de todo esta criba era Diana, la diosa de la caza, que había hecho voto de castidad y se paseaba de aquí para allá con su arco y sus flechas, seguida de un séquito de ninfas también vírgenes. Primero intentó currarselo y ligarla por si mismo, que no le gustaba a Cupido abusar de flechas cuando se trataba de él, pero como veía que no funcionaba, pos nada, a grandes males... ¡grandes remedios! Cogió una flechecita de punta dorada y le disparó a Diana cuando la tenía en frente. Con lo que no contaba es con lo rápida que era la jodida, que la esquivó sin menor problema, y la flecha fue a herir a una ninfa de su séquito: Ninfea, quien al instante quedó prendada de amor por Cupido. La Ninfa aquí se enfretó a un dilema de la leche, que por una parte la flecha la había dejado más salida que una gata en celo y por otro estaba la promesa de pudor y castidad que había hecho a Diana, y eran las ninfas muy de cumplir sus promesas, jopé. La probrecita se hechó al monte, con unos calores que pa qué, que se metió de cabeza en el río a ver si se le aplacaban. Pero nada, fue encontrada ahogada al poco rato, a Diana le dio bastante penica, que despues de todo la flecha iba dirigida a ella, así que impidió que su cuerpo se sumergiera y lo convirtió en una preciosa flor: el nenúfar, que desde entonces crece en aguas tranquilas y posee propiedades anafrodisíacas. Esta flor además liberó a las ninfas de las jugarretas de Cupido con sus flechas, que aquello ya era un cachondeo. Que ser ninfa en aquella época más que una bendición era una putada, de ahí el refrán de: "la suerte de la fea la guapa la desea" (Sólo aplicable a la mitología greco-romana, no os engañeis, hace tiempo que la suerte de la guapa la fea la desea, que los tiempos han cambiado).
Pues bueno, que se quedó Cupido un poco chafado con esto, que ya no se podía divertir con las ninfas ni nada, tan aburrido estaba que empezó a pasar más tiempo con su madre, y a veces la hacía caso y todo. De hecho conocería al amor de su vida haciendo un recadito que le encomendó la Venus. Así que, ya sabéis, hacedle siempre el caso a vuestras mamás (el justito, tampoco...) que saben mucho. Pero eso, si tal, lo dejamos mejor para la próxima...

5 comentarios:

Sonja dijo...

jajaja! muy divertido

Sheila dijo...

Non me digades máis! Venus mandou a Cupido a "Quién quiere casarse con mi hijo" para que sentase cabeza!! XDD

sem dijo...

¡Divertidísimo!

Juanjo Morcillo dijo...

MCupido será un cabroncete pero Apolo se merecía lo que le hizo por cabroncete xDDD

La ora jugada como que le salió mal y veremos a ver como acabó su vida porque de momento parece un NINI de los de hoiy dia...

cirugia plastica de nariz dijo...

Que bueno, muy entretenido... me encanta como cuentas la historia!!
Saludos