jueves, 1 de noviembre de 2012

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA (II)


CAP 1: EL MUNDO ANTES DE 1808 o ¿Qué he hecho yo para merecer esto? 
                                                                         ( Part 2)
 Pues Napoleón nació en Córcega, así que en realidad no era francés-francés. Lo que pasa es que cuando era pequeño sus padres se fueron de “Corsos por el Mundo: Francia” así que el Napo estudió en La France. Era bueno en mates , pero tampoco le entusiasmaba el tema de los libros así que se hizo un ciclo medio de artillería, que en la época tenía muchas salidas, se sacó el carnet de caballo e ingresó en el ejército.

Su primer trabajillo fue el asedio a Tolón. Como acababa de terminar los estudios y tenía muy fresco el temario de “Teoría y Aplicación de la Estrategia Básica para la Invasión de Territorios” (la asignatura más coñazo del ciclo), la conquista de la ciudad fue un exitazo y se los metió a todos en el bolsillo
-¡Si es que no hay como tener estudios, hombre! a este chaval lo vamos a destinar a la Comandancia General de Artillería en el ejército de Italia.
Allá que se fue a la capital de los gabachos. Lo que pasa es que empezó frecuentar unas compañías muy revolucionarias. Formó una pandilla de chiquiteo con el Robespierre y su hermano y entre pincho y pincho la liaron marsellesa. Que menudo era el Robe, que era abogado e iba de legal e incorruptible , el tío listo ¡Que era la vergüenza del gremio! Que después para liberar el estrés de una vida tan recta lo que hacía era decapitar a lo loco, sin medida. Así que pronto la cosa en Francia se les puso fea y Robespierre y su hermano acabaron perdiendo la cabeza ellos también (llevar cabeza era algo tan out, tan pre 1879) y Napoleón encerrado un par de semanas en la fortaleza de Antibes, de donde finalmente fue liberado para partir a París y empezar de cero, con 24 años, sin oficio ni beneficio…
En aquellos momentos París estaba muy revuelto, y se lió una protesta contrarrevolucionaria que quería terminar con la Convención y volver a lo de antes: el Antiguo Régimen , que lo de cortar cabezas se les había ido mazo de las manos y aquello era un sindiós. Que aquí firmaba sentencias de muerte cualquier mindundi ilustrado y, de toda la vida, las sentencias de muerte las firma un Rey.
Bonaparte estaba por allí echando currículums, y finalmente le contrataron en prácticas a ver qué hacía. El chaval se lo tomó en serio (creyó eso de que cuando se termina una beca te contratan) y repelió a los insurgentes. Luego se echó novia, la Josefina. Napoleón guapo, guapo no era, tampoco tenía un pelazo, ni era alto y tampoco es que tuviera un caballo deportivo, pero el uniforme viste mucho y las botas militares son de tacón alto y Josefina picó.
A Josefina le pasó lo que a todas: que el novio de la mili se va fuera. Y es que Napoleón tomó el mando del ejército francés y se piró a conquistar Italia, a luchar contra Austria, los Países Bajos, los territorios del Rhin y finalmente, como Europa le quedaba pequeña, embarcó rumbo a Egipto: La llamaron “Bonaparte On Tour 1798-1801”. Un exitazo de gira. En el mundo mediterráneo no eras nadie si Napoleón no te había dado una colleja revolucionaria.
En Egipto Napoleón hizo lo suyo, un plan de obras públicas, derechos civiles, modernizar la administración… y los egipcios se quedaron con las obras públicas, los derechos civiles y la administración modernizada, pero dándole patadas en la espinilla a los franceses. Que al principio hace gracia, pero luego irrita y cuando llegaron los ingleses a ayudarles, eso ya toca… lo que toca.
Hay que decir que no todo fue trabajo para Napoleón. En Egipto empezó una colección de esas por fascículos de geología. Le pilló el gusto a coleccionar rocas y él venga a decirles a los soldados que pillaran tal o cual pedrusco y que se lo trajeran al campamento, esto restaba seriedad al asunto, ¡que aquello en vez de un campamento francés parecía Stonehenge!
Al final, entre los egipcios, los sirios y los ingleses mandados por Abercrombie (que luego le iría muy bien haciendo camisetas) los franceses optaron por salir por patas. Por eso de seguir con vida … Napoleón y los suyos hicieron un crucero de regreso a París y Abercrombie se quedó con la colección de piedras para abrir con ellas un chiringuito en Londres (no sé si lo conocéis, el Museo Británico).
Un poco hartitos de escuchar a Celtas Cortos y su “haz turismo invadiendo un país” los soldados llegaron a París esperando unos mimos, unos masajitos ... ¡¡un algo!!!. Pero en Francia, desde la Revolución, en el Gobierno había un batiburrillo que pa qué, y no les hicieron ni caso. El Napo, que siempre andaba en todos los saraos, volvió a sus orígenes, y participó en un golpe de estado con el que consiguió el poder:
-A ver, un poquito de por favor, que tanta ley y tanta reforma me tienen frito. Aquí ahora nos vamos a regir por el Código Napoleónico y punto pelota, quien tenga dudas que me lo consulte. ¡Ah! Y ni República ni gaitas, un imperio es lo que tiene que ser la France, y el emperador yo mismo, por no ponernos ahora a buscar, que iba a ser una liada… Que venga el Papa si eso a hacernos una misa para celebrarlo y contratamos una orquesta o al Beethoven que nos componga algo.
- Sería precioso, mi general, el Papa le corona y…
- ¿Qué pasa? ¿Qué yo no tengo manos? La corona me la pongo solito, ¡mariconadas las justas!
Y ya que tenía un imperio pensó en reformarlo un poquito, lo típico: te compras un piso y te pones a hacer obras:

-Lo que le falta a Francia es una isla, con lo a gustico que se tiene que estar en la playita. Así cuando me jubile me voy a un complejo hotelero en medio del mar. ¡Invadimos Gran Bretaña y de paso recupero mi colección de piedras! He dicho.
Pero estaba complicado eso de invadir una isla, sobre todo si de barcos no vas sobrado y el enemigo es duro de narices. Se ve que los hijos de la Gran Bretaña, además de sus rocas, tenían una flota importante, viento a favor y a los portugueses de aliados.

Continuará...

2 comentarios:

Oscar Hurtado dijo...

A http://www.towmin.com le encantaría que circulasen temas como estos!

Jesus García Sastre dijo...

ei me encanta tu blog acedlo asi de bien. Perdon por la ortografia y espero que vayais haciendo mas blogs!!! buena suerte!!!